¿Se pueden operar las hemorroides sin dolor?

Nuestro Servicio de Coloproctología lleva practicando desde hace 10 años la Técnica de Longo como tratamiento de las hemorroides. Las características de esta técnica quirúrgica resultan en un procedimiento sin apenas molestias y que ha hecho que muchas personas que antes no se decidían a operarse de hemorroides hayan tomado la decisión de poner solución definitiva a su problema.

Las hemorroides (del griego haima: «sangre» y rein: «fluir») son varices o inflamaciones de las venas en el recto y el ano. Estas venas del recto se conocen en los estudios de anatomía humana como venas hemorroidales, y están presentes en todas las personas. Si se produce inflamación y/o dilatación de estas venas es cuando aparece el cuadro clínico que se ha dado en llamar como las venas que lo originan: hemorroides. Popularmente también se las conoce con el nombre de almorranas y en inglés se les llama piles. Como decimos, anatomicamente son plexos venosos del tejido submucoso del conducto anal. Normalmente son tres los plexos existentes.

A menudo, las inflamaciones de las hemorroides son consecuencia del esfuerzo para evacuar el intestino, y por lo tanto dependen del estreñimiento, aunque pueden ser causadas por otros factores como el embarazo, el envejecimiento y la diarrea. También se han demostrado como posibles factores que puedan desencadenar hemorroides la obesidad, la vida sedentaria o el alcohol.

El principal síntoma de las hemorroides es dolor alrededor del ano y sangrado, de sangre roja brillante, que se identifica en las heces, en el papel higiénico o en el inodoro. Otras causas de sangrado anal o rectal incluyen un cáncer colorrectal o anal, por lo que debe realizarse un diagnóstico diferencial por un especialista.

Otros síntomas típicos de las hemorroides son el picor, el escozor y el aumento de volumen o inflamación local, incluso la sensación de masa anal.

Según la protusión de la mucosa sea mayor o menor las hemorroides se clasifican en grados que van del I al IV (de menor a mayor).

Clasicamente se ha considerado que las hemorroides de grados 1 y 2 raramente necesitan de tratamiento quirúrgico, mientras que las de grado 3 y 4 suelen necesitarlo con frecuencia. Sin embargo la evolución de las hemorroides es muy variables entre personas e incluso dentro del mismo individuo y el grado hemorroidal en el momento de la exploración puede variar mucho, por lo que se tiende a considerar la historia clínica y la frecuencia de molestias como indicador asociado al grado hemorroidal para la decisión quirúrgica.

Nuestro Servicio de Coloproctología practica desde 10 años la Técnica de Longo como tratamiento de las hemorroides. Actualmente se calcula que se han realizado 2 millones de procedimientos con esta técnica en todo el mundo. Desde el 2007, el NICE (National Institute fro Health and Clinical Excellence) del Reino Unido la considera una técnica de primera indicación en el tratamiento definitivo de las hemorroides.

El principio en el que se basa la técnica es considerar las hemorroides como secundarias al prolapso mucoso rectal. De esta manera con la técnica se ataca directamente al origen del problema, realizando una “pexia” de la mucosa recto-anal que elimina el prolapso y disminuye el exceso de aporte sanguineo hemorroidal.

Para ello se utilizan diversas máquinas de autosutura (aparataje quirúrgico especialmente diseñado para este fin), que en general se basan en el primer diseño realizado por Ethicon en el 1998, y conocido por PPH (procedimiento para el tratamiento del prolapso y las hemorroides).

La gran ventaja de este procedimiento es que al realizar la sección y sutura en el interior del canal anal y no afectar a la piel o transición mucosa reduce de manera drástica las molestias y APENAS PRODUCE DOLOR. Esta expresión puede ser algo exagerada para alguien que se opere de hemorroides, pero lo cierto es que las molestias son mínimas en comparación con las de la hemorroidectomia convencional según la técnica de Milligan-Morgan, la ligadura de hemorroides u otras técnicas actualmente en uso.

En la última revisión sistemática de la literatura realizada por los expertos en anestsia y tratamiento del dolor de la Universidad de Texas Southwestern, en Dallas, y en la que han revisado los estudios correctamente diseñados desde 1966 hasta 2006 sobre manejo del dolor en la hemorroidectomia en todo el mundo (British Journal of Surgery 2010 Aug;97(8):1155-68) se aconseja que siempre que se pueda y esté indicado se debe realizar un procedimiento de grapado como el Longo para evitar el dolor. Porque, desgraciadamente, no todo el mundo que padece de hemorroides debe operarse con este procedimiento. Esta valoración la debe hacer un experto en la materia, consultar para ello con nuestro Servicio de Coloproctología (cirugía@clinicaserralta.com).

Además, el paciente no tiene herida externa, y por lo tanto no necesita de curas postqurúrgicas, con lo que la defecación en postoperatorio no es molesta como en las otras técnicas.

Se realiza bajo anestesia locorregional y se puede realizar de forma ambulatoria, aunque en nuestro Servicio solemos mantener una observación hospitalaria nocturna como medida preventiva.

Si deseáis mas información sobre esta técnica, o padecéis de hemorroides y queréis saber si podría realizarse en vosotros, por favor no no dudéis en contactar con nuestro Servicio de Coloproctología (cirugía@clinicaserralta.com)

Publicado el 18 Noviembre '10, Sin categoría. No Comentarios.

IMPORTANTE: Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evite el lenguaje grosero, las descalificaciones personales o los calificativos insultantes de cualquier tipo. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.