Lo que debes conocer sobre los pólipos de colon

 

División de Gastroenterología y Hepatología. Clínica Serralta

Un pólipo es una parte de tejido anormal que crece en la superficie del intestino grueso o colon. La mayoría de ellos no son peligrosos, aunque ciertos pólipos pueden ser cáncer o convertirse en cáncer.

Los pólipos se dividen en pólipos planos o pediculados. Los planos suelen ser pequeñas protuberancias y los pediculados generalmente tienen un tallo o seudo-tallo. Ambos casos  representados en las imágenes adjuntas.

En la gran mayoría de los casos está indicado eliminar los pólipos, de forma preventiva, para evitar su crecimiento e incluso su potencial transformación en cáncer. Esto se puede realizar generalmente por colonoscopia, con tasas de éxito muy altas.

¿Cómo se diagnostican los pólipos de colon? 

Para el diagnóstico de los pólipos de colon se precisa la realización de una colonoscopia. Se trata de una técnica endoscópica que consiste en introducir un tubo delgado y flexible por el ano, para evaluar de forma minuciosa todo el intestino grueso. Este tubo tiene por una parte una cámara que permite visualizar con alta precisión la mucosa del intestino grueso para identificar y localizar posibles pólipos y/o lesiones. Por otro lado consta de un canal de trabajo, a través del cual se pueden introducir diferentes instrumentos que permiten tanto la toma de biopsias como la extracción de un pólipo (o polipectomía). El  material obtenido puede analizarse por microscopio para caracterizar mejor los pólipos y descartar la presencial de malignidad.

La polipectomía durante una endoscopia es un procedimiento ambulatorio de rutina, con una tasa de complicaciones muy baja (y que en la mayoría de los casos son auto-limitadas o se controlan fácilmente de forma conservadora).

¿Quiénes pueden padecerlos? 

Cualquier persona puede desarrollar pólipos. Pero ciertas personas tienen más probabilidades que otras de desarrollarlos. Puedes tener mayores probabilidades de desarrollar pólipos si:

  • tienes más de 50 años
  • alguien de tu familia ha tenido pólipos, cáncer de colon, de útero o de ovarios
  • has tenido pólipos anteriormente

La alimentación y los hábitos también son importantes ya que las probabilidades aumentan si:

  • comes muchos alimentos con alto contenido en grasas
  • fumas
  • bebes alcohol
  • no haces ejercicio
  • tienes sobrepeso

¿Cuáles son los síntomas? 

Los síntomas más comunes son los siguientes: estreñimiento o diarrea continuada, sangre en ropa interior o papel de baño, o sangre en la materia fecal, aunque es importante saber que la mayoría de los pacientes son asintomáticos, es decir, que no presentan síntomas.

Dado este hecho, la mejor manera de detectar los pólipos de colon de forma temprana es analizar a personas que no tengan síntomas. Existen hoy en día programas de cribado de cáncer de colon que se realizan en población sana, basados tanto en la determinación de sangre en heces (a través de muestras de material fecal) como en la realización de colonoscopias. Estos exámenes ayudan a prevenir el cáncer de colon al encontrar y extirpar los pólipos precozmente. Esto puede reducir las probabilidades de aparición de un cáncer de colon o al menos ayudar a detectarlo en etapas tempranas cuando es más fácil y efectivo tratarlo. La mayoría de las personas debe comenzar a practicarse estos exámenes a los 50 años. Las personas con antecedentes familiares de pólipos o cáncer de colon pueden necesitar que las examinen a una edad más temprana o con mayor frecuencia. El médico especialista aconsejará que técnica es más recomendable en cada caso.

¿Cómo puedo evitarlos? 

Puedes reducir el riesgo de desarrollar pólipos o cualquier otra enfermedad digestiva si:

  • comes más frutas y verduras
  • evitas los alimentos grasos
  • no fumas
  • evitas beber alcohol
  • haces ejercicio
  • no tienes sobrepeso
  • comes alimentos con calcio como leche, queso, yogur y brócoli.
En Clínica Serralta ponemos a su disposición tanto el asesoramiento como la realización de estudios del intestino grueso para la detección y prevención de los pólipos y el cáncer colorrectal.

polipos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *