Qué implica llevar un estilo de vida saludable

Obesidad

Tratamiento Integral de la Obesidad. Clínica Serralta

Muchos de nuestros pacientes necesitan un cambio de alimentación y no sólo eso si no un cambio en su estilo de vida que conlleva mucho esfuerzo hasta que se consigue implantar como un hábito en sus rutinas de alimentación y de actividad física.

Para ello y con ayuda de nuestros profesionales conseguirás:

  • Para siempre. Nuestros tratamientos son para toda la vida. Es lo primero que hay que tener en cuenta y el último paso para seguir un estilo de vida saludable. Someterse a una cirugía bariátrica puede ser una primera acción para iniciar la pérdida de peso, pero hay que acompañarlo de un cambio en tu estilo de vida que es de por vida.
  • Autoestima: Contamos con Coach Nutricional para ofrecerte todo el apoyo y la motivación suficiente para llevar a cabo las acciones que te harán llegar a tu objetivo: cómo evitar ciertos alimentos, afrontar las tentaciones a la hora de realizar la compra o simplemente hacerte saber que tú puedes.
  • Autocontrol: Los especialistas en dietética y nutrición te ofrecen todo el conocimiento que necesitas para gestionar por ti mismo tu alimentación: planificación y creación de menús, cantidad recomendada de cada tipo de alimento y consejos sobre rutinas de actividad física e hidratación.
  • Disfrute: Una vez hayas pasado la primera fase podrás llegar a disfrutar de tu nueva rutina sabrás elegir por ti mismo que es lo mejor para tu cuerpo y disfrutaras de las comidas sin sentimientos de culpa ni arrepentimientos posteriores.

Solicita cita con nuestros profesionales: 961 135 180 | 628 25 11 28 www.clinicaserralta.com

Testimonio tubo gástrico – Clínica Serralta

Clínica Serralta, especialistas en obesidad.

Hoy tenemos el placer de compartir la experiencia de una de nuestras pacientes en Cirugía Bariátrica. Jenifer, acudió a nuestras consultas, para iniciar un cambio muy importante en su vida.

Tubo gástrico testimonio

Selfie antes (jun 2016) y después (oct 2017)

Tras distintos tratamientos dietéticos e incluso la colocación en 2 ocasiones de balón gástrico, no logró conseguir su objetivo. Por ello, se puso en manos del equipo médico de la Clínica Serralta sometiéndose a una intervención de Sleeve Gástrico (tubo gástrico) con la que ha logrado perder 65,5 kg. La realización de esta técnica junto con su esfuerzo y constancia han dado como resultado la transformación que podéis apreciar en las imágenes que nos ha facilitado.

Antes y después Tubo Gástrico. Pérdida conseguida 65,5 kg.

En el siguiente video nos cuenta como se siente ahora y como ha sido su experiencia: anteriores tratamientos fallidos, postoperatorio, dieta, ejercicio, cambio de estilo de vida…

Otros links relacionados:

· Precio Tubo Gástrico Clínica Serralta

· Tratamiento integral de la obesidad. Clínica Serralta

· Testimonios de nuestros pacientes

 

Si has probado cientos de dietas y no consigues bajar de peso, confía en nuestros especialistas: 961 135 180 www.clinicaserralta.com

 

Estrategias para tener éxito en la pérdida de peso

mentalizarse_pérdida de peso

Las claves para tener éxito en la pérdida de peso no solo residen en seguir una dieta sana, controlar las calorías y apostar por la actividad física. Para tener éxito a largo plazo no vale solo con eso ya que los cambios en el estilo de vida y hábitos alimenticios deben ser permanentes. Olvídate de las dietas milagro y todo aquello que prometa pérdidas de peso de forma rápida y fácil.

Para conseguir esos cambios permanentes y poder cumplir tus objetivos de peso puedes considerar las siguientes estrategias:

 

Comprométete: La pérdida de peso a largo plazo requiere tiempo y esfuerzo. Asegúrate de estar listo/a para hacer estos cambios en tu vida y de que tus razones sean las correctas.

Para mantenerte comprometido/a con tu objetivo, se necesita mucha energía mental es por ello que al igual que estas realizando un plan para conseguir perder peso, debes tener un plan para afrontar otras tensiones en tu vida. Soluciona primero problemas que puedas tener en el ámbito social, económico o mental y después de ello establece una fecha de inicio para comenzar tu nueva vida.

 

Establece metas realistas: Puede parecer obvio establecer objetivos realistas de pérdida de peso, pero en la mayoría de las ocasiones, nos ponemos objetivos imposibles de cumplir a largo plazo. Esto desemboca en  el sentimiento de la frustración y el posterior abandono se cualquier plan.

Una meta realista puede ser (dependiendo de tu peso): el 5 por ciento de tu peso actual. Incluso este nivel de pérdida de peso, puede ayudar a reducir el riesgo de padecer problemas de salud crónicos, como enfermedades del corazón o diabetes tipo 2.

Cuando establezcas metas, piensa en cumplir las acciones que te lleven a ello. «Caminar todos los días durante 30 minutos» es un ejemplo de una meta del proceso. «Perder 5 kg» es un ejemplo de una meta del resultado. No es necesario tener metas de resultado, pero debes establecer metas de proceso porque son la clave para el cambio de tus hábitos y la pérdida de peso.

 

Encuentra tu motivación interior: Nadie más puede hacerte perder peso. Únicamente tú tienes el poder de realizar cambios en tu vida. Haz una lista de lo que es más importante para ti, esto te ayudará a mantener el nivel de motivación, ya sean las próximas vacaciones o simplemente mejor salud.

A la hora de asumir tu compromiso ante la pérdida de peso, elige a aquellas personas que mejor te puedan apoyar y que te transmitan una energía positiva y optimista. Ellos pueden ser tu fuente de motivación: amigos, familia, los propios profesionales… Aquellas personas que sabes que te escucharán. De esta forma crearas tu propio grupo de apoyo.

Si por el contrario decides mantener tu plan en privado, seguir el control y la evolución de tu pérdida de peso a través de anotaciones (como el progreso y la programación de tablas de ejercicio diarias o el seguimiento  con herramientas digitales) te ayudará a mantener el grado de responsabilidad.

 

Disfruta de los alimentos saludables: La adopción de un nuevo estilo de alimentación que promueva la pérdida de peso debe incluir la reducción de calorías. Pero esto no tiene por qué significar renunciar al gusto, la satisfacción o incluso la facilidad de preparación de la comida.

Una manera de reducir la ingesta de calorías es comer más alimentos a base de frutas, verduras y granos enteros. Para ello te damos los siguientes consejos:

  • Reduce el consumo de azúcar.
  • Reemplazar los granos refinados por los granos enteros.
  • Come por lo menos cuatro porciones de verduras y tres porciones de frutas al día.
  • Utiliza cantidades modestas de grasas saludables, como aceite de oliva, aceites vegetales, aguacates, nueces y mantequillas.
  • Elije productos lácteos bajos en grasa, carne magra y aves de corral en cantidades limitadas.

 

Actívate: La actividad física puede ayudar a quemar el exceso de calorías que no se pueden eliminar a través de la dieta por sí sola. El ejercicio ofrece numerosos beneficios para la salud como: mejorar el estado de ánimo, fortalecer el sistema cardiovascular y reducir la presión arterial además de ayudar a mantener la pérdida de peso. Los estudios demuestran que las personas con mayor actividad física, mantienen su pérdida de peso a largo plazo.

Cuidado con la idea de pegarse el atracón y querer solucionarlo con una sesión de ejercicio extremo es una idea incorrecta. Lo único que conseguiremos será una lesión.

Una de las mejores maneras de perder grasa corporal es a través de ejercicio constante, como por ejemplo caminar enérgicamente durante al menos 30 minutos todos los días de la semana. Algunas personas pueden requerir más actividad física que otras para perder peso y mantener esa pérdida de peso.

Recuerda que cualquier actividad adicional ayuda a quemar calorías. Si no puedes dedicar tiempo a actividades físicas piensa en otras maneras de aumentarla en tus acciones rutinarias. Por ejemplo, subir y bajar escaleras en lugar de usar el ascensor.

 

Anticípate a los obstáculos:  Es muy importante ir más allá del reto y planificar como vas a gestionar los posibles obstáculos que puedan influir en conseguir tu meta.

Puede que tengas un revés ocasional, pero en lugar de tirar la toalla simplemente empieza de nuevo al día siguiente. Recuerda que estás planeando cambiar tu vida. Sigue tu estilo de vida saludable y los resultados valdrán la pena.


Otros links que pueden interesarte:

Dietética. Clínica Serralta

Coaching Nutricional. Clínica Serralta

Si deseas más información sobre nuestros servicios de tratamiento de la obesidad, puedes contactarnos a través del 961 135 180 ó 628 25 11 28.


Fuente del artículo: mayoclinic.org

En qué consiste la valoración psicológica para una operación de obesidad

La cirugía de la obesidad o cirugía bariátrica es un tratamiento irreversible que requiere hábitos de alimentación adecuados durante el resto de la vida del paciente.

Es por ello que antes de la operación es necesario asegurar que la causa de la obesidad es estrictamente metabólica o debida a un trastorno psicológico completamente superado.

Es entonces cuando actúa el especialista en psicología bariátrica mediante la valoración psicológica, cumpliendo así este papel crucial mediante una serie de instrumentos como son:

· Evaluación de los hábitos de alimentación

· Entrevista biográfica

· Entrevista clínica

· Diversos tests psicológicos

La labor del psicólogo durante esta etapa consistirá en valorar la sinceridad del paciente, corregir las expectativas no realistas y elaborar un breve programa de actividades que regule los hábitos de sueño y alimentación para masticar adecuadamente,  evitar picar entre horas y eliminar vómitos. Los consejos más útiles son conversar en la mesa, soltar los cubiertos mientras se mastica y descansar entre platos.

Los problemas más usuales que podemos encontrarnos y que interrumpirían el proceso hasta el tratamiento psicológico pertinente son:

· Bulimia nerviosa

· Trastorno por atracón

·  Trastorno de la conducta alimentaria

Y también:

· Dependencia de sustancias adictivas

· Depresión

· Trastorno de la personalidad

· Trastorno bipolar

· Esquizofrenia

· Retraso mental

El objetivo es constatar que el paciente comprende los riesgos de la operación y sus consecuencias vitales, así como que la motivación para someterse a cirugía sea exclusivamente la de aumentar su calidad de vida.

La terapia cognitivo-conductual ha demostrado ser la más exitosa, pero este campo precisa la actividad conjunta de psicólogos, psiquiatras, cirujanos, anestesiólogos, endocrinos y otros médicos especialistas.

Dra. Silvia Navarro. Especialista en Psicología Bariátrica y Coaching Nutricional

psicología

Hermanos mayores de personas con Síndrome de Down: sus necesidades y preocupaciones.

Comentado por Francisco Peris, Psicólogo.

            Los hermanos/as constituyen un elemento importante dentro del grupo familiar y, la relación entre ellos constituye el lazo familiar de mayor duración. Esta relación es única, importante y especial, ya que se influyen mutuamente y juegan roles importantes en sus vidas. Pero, ¿qué ocurre si ese hermano es “especial”? Partiendo de esta pregunta, María Teresa García, Dra. en Ciencias Psicológicas y Presidenta de la Cátedra de Estudios sobre Discapacidad (Facultad de Psicología, Universidad de la Habana), y, Anet Torres Hernández, Psicóloga, Trabajadora y Cátedra de Estudios sobre Discapacidad, han realizado un trabajo con los hermanos mayores de personas con Síndrome de Down. El problema científico planteado es: ¿cuáles son las necesidades y preocupaciones de los hermanos/as mayores ante la presencia de un hermano/a con Síndrome de Down? Y el objetivo general del estudio: determinar las necesidades y preocupaciones de los hermanos/as mayores de personas con Síndrome de Down.

            Partiendo de estos objetivos y el problema referido, las autoras del trabajo eligieron una muestra intencional conformada por 10 hermanos/as mayores de personas con Síndrome de Down. De ellos, 2 corresponden al sexo masculino y 8 pertenecen al sexo femenino; 5 de los hermanos se encuentran en la etapa de la adolescencia, comprendiendo sus edades entre 16 y 17 años y, el resto, en la etapa juvenil entre las edades de 20 a 26 años. Todos residentes en diferentes municipios de Ciudad de la Habana, cuyas familias participan en el Programa de Atención  a Personas con Discapacidad del Centro de Atención Psicológica,  de la Facultad de Psicología de la Universidad de la Habana.

            Aplicaron diferentes técnicas de investigación psicológica (Entrevistas, Observaciones, Completamiento de Frases, Composiciones, Dibujos y, un Inventario de Necesidades y Preocupaciones), a esta muestra de 10 hermanos/as mayores de personas con Síndrome de Down. Los datos obtenidos  fueron analizados a través de estudio de casos, de forma inicial, donde se triangularon las técnicas descritas, luego se integraron los resultados a partir de la edad de los hermanos/as (adolescentes y jóvenes) y, finalmente, se realizó una comparación entre los dos grupos. Se encontraron los siguientes resultados:

Sigue leyendo

El consumo intensivo de alcohol en adolescentes o binge drinking

           Hoy queremos hablaros de un tema que preocupa a muchos padres y madres de hijos e hijas adolescentes, el consumo de alcohol. En España el consumo se ha asociado tradicionalmente a la población adulta y se ha caracterizado por la regularidad de su uso y, su vinculación a la dieta y a los acontecimientos sociales. Sin embargo, en los últimos veinte años se han experimentado cambios muy importantes tanto en las cantidades ingeridas, como en los patrones y en el significado de consumo.

            Así, en los últimos informes del Observatorio Español sobre Drogas se ha destacado un patrón de consumo intermitente, en forma de atracones, concentrado en sesiones de pocas horas, asociado principalmente a las noches de fin de semana y que se realiza con grupos iguales. Este patrón se caracteriza por picos de incidencia entre los jóvenes, igualación de consumo entre sexos, rejuvenecimiento del perfil de los bebedores abusivos y escasa percepción de riesgo. Es lo que la literatura anglosajona denomina binge drinking o heavy episodic drinking y en España se conoce como Consumo Intensivo de Alcohol (CIA).

            La última encuesta domiciliaria sobre alcohol y drogas en España ha puesto de manifiesto que el 18% de la población de 15 a 34 años refiere haber ingerido 5 ó más bebidas alcohólicas en una misma ocasión (entendiendo por ocasión el tomar varias copas o vasos seguidos o en un par de horas) durante los últimos 30 días. La media de edad del primer consumo de alcohol es de 16.8 años.

            Así mismo, según una investigación realizada en la Comunidad Valenciana por Socidrogalcohol (Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras toxicomanías), en la que participaron 6000 jóvenes de Valencia, Alicante y Castellón, el 31,9% de los adolescentes de entre 14 y 18 años (n=876) practican el consumo intensivo de alcohol o binge drinking, los cuáles durante tan sólo unos dos años realizando esta práctica, alcanzaron el alarmante consumo medio de 88 gramos de alcohol en dos horas (esto es, entre 8 ó 9 copas en dos horas).

            Aún cuando el CIA no responde a los criterios habituales de consumo de riesgo (ni en cantidad ingerida, ni en frecuencia), diversos autores han puesto de manifiesto que sus consecuencias sociales y sanitarias son tan, o incluso más, importantes que las derivadas del consumo de riesgo regular. Además se ha sugerido que la CIA es un factor de riesgo para el desarrollo posterior de abuso/dependencia de alcohol.

            Ahora bien, ¿qué entendemos por Consumo Intensivo de Alcohol o binge drinking?

Sigue leyendo

La falta de sueño, un factor de riesgo más en la obesidad.

Comentado por Francisco peris, psicólogo.

            Los últimos estudios realizados en adultos parecen revelar un importante papel de los trastornos del sueño en los desajustes hormonales que predisponen a la obesidad y, en el mismo sentido, también se ha observado que las personas obesas padecen más trastornos del sueño, como apnea y ronquidos, que quienes tienen un normopeso.

            Investigadores del grupo de Santiago del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatológica de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), aseguran que una mala higiene del sueño en los niños condiciona la aparición de sobrepeso. Según la Dra. Empar Lurbe, jefa de Pediatría del Hospital General de Valencia y miembro del grupo compostelano de investigadores, el sueño ha de tenerse en cuenta como uno de los factores, junto a la alimentación y el ejercicio, a la hora de abordar el problema de la obesidad infantil.

            Hay estudios que relacionan el riesgo de sufrir obesidad con los trastornos del sueño en adultos. Pero de manera más concreta, en el trabajo realizado por este grupo de investigadores en población pediátrica, se ha comprobado que dormir menos horas o hacerlo con una mala calidad del sueño aumenta la producción de la Ghrelina, hormona que incrementa la sensación de apetito y, disminuye la hormona Leptina, que produce la sensación de saciedad; por consiguiente, una persona que no duerme bien experimentaría mayor sensación de hambre, lo que le llevaría a comer más cantidad o mayor número de veces al día que una persona con una buena calidad del sueño.

            En los niños, sólo una hora más de sueño disminuiría un 36% la posibilidad de que el niño o la niña sufra obesidad, por tanto, la falta de sueño debería considerarse seriamente como un factor de riesgo más de la obesidad junto con la alimentación y el ejercicio.

            Además, según la Dra. Empar Lurbe, cada vez se presentan más niños en las consultas médicas con trastornos del sueño como apnea y ronquidos, que además presentan más quejas como cefaleas (porque oxigenan peor), sequedad de boca o problemas de concentración y memoria, siendo más frecuentes los trastornos del sueño cuanto mayor es el grado de obesidad.

            Afortunadamente, las alteraciones en los ritmos biológicos que provocan los trastornos del sueño son reversibles, eso sí, si corregimos los malos hábitos. Al igual que otros problemas asociados a la obesidad como la hipertensión, si un niño empieza a dormir las diez horas diarias que debería, lo normal es que estos problemas remitan. Así, una buena calidad del sueño en los niños es esencial tanto para la prevención de la obesidad como en su tratamiento.

            Por otra parte, no son sólo los problemas metabólicos asociados a la mala calidad de sueño causantes de la obesidad, sino que además, un niño o niña que duerme mal estará más cansado y por tanto reducirá su actividad física, disminuyendo así su consumo energético y quemando menos calorías.

            La explicación que ofrece la Dra. Empar Lurbe sobre las causas que favorecen una mala higiene del sueño en los niños es más que evidente en nuestra sociedad actual: ahora, los niños tienen televisión, videoconsolas y ordenador en la habitación, lo que les quita muchas horas de sueño y de relación con los otros miembros de la familia; tampoco deberían ver programas de televisión que estimulen la actividad cerebral antes de acostarse porque pueden alterar la calidad del sueño.

            Como podemos ver, la falta de sueño o una mala calidad del mismo, parece tener un notable impacto en los ritmos biológicos y, ser causa o mantenimiento, de la obesidad y los trastornos del sueño. A continuación, os ofrecemos unas recomendaciones para una buena higiene del sueño:

Sigue leyendo

Resiliencia, prevención y afrontamiento de la depresión y crecimiento posterior: modelo integrador.

Por Francisco Peris, Psicólogo Clínica Serralta.

            INTERPSIQUIS es el congreso virtual de Psiquiatría y Neurociencias que se celebra todos los años en la red por estas fechas, concretamente este año 2011,  del 1 al 28 de febrero. Su inscripción es gratuita, dando acceso automático a todos los trabajos de investigación que se presentan y, además, es posible la participación en el congreso valorando dichos trabajos o dejando comentarios sobre ellos (inscripción en psiquiatria.com).

            El programa científico del XII Congreso Virtual de Psiquiatría (INTERPSIQUIS 2011) es bien variado: adicciones, atención primaria, esquizofrenia, trastornos de ansiedad y depresión, hiperactividad, trastornos infantiles, Psicogeriatría, Neurología, trastornos de la personalidad, etc. De entre todos los trabajos presentados hasta ahora, hoy nos gustaría presentaros uno de ellos relacionado con un concepto ampliamente estudiado desde el campo de la Psicología y la Psiquiatría, la resiliencia: “Resiliencia, prevención y afrontamiento de la depresión y crecimiento posterior desde una perspectiva psicoterapéutica integrativa”. Su autor, el Dr. Jacinto Inbar, es Doctor en Psicología Clínica, Co-Fundador y Co-Director del Centro Israelí de Psicología y Psicoterapia Positiva, entre otras.

            La depresión es uno de los desórdenes emocionales más prevalentes en las sociedades modernas. Este trastorno afectivo se expresa como una sensación de indefensión, culpa, disminución de la autoestima, del deseo sexual, del apetito y, dificultades en la calidad y cantidad del sueño.

            La incidencia de este trastorno ha aumentado significativamente en los últimos años, es considerada entre las 10 primeras causas de incapacidad y, se predice que por el año 2020 será considerada como el segundo trastorno causante de incapacitación detrás de las enfermedades cardiacas.

            Actualmente existe mayor consenso entre profesionales y académicos de la salud mental provenientes de distintas disciplinas científicas sobre la multiplicidad de factores causantes de la depresión, considerándola un desorden multi-dimensional que requiere por lo tanto un tratamiento multimodal. En este sentido, el Dr. Jacinto Inbar propone una abordaje terapéutico de la depresión basado en estrategias comprehensivas y multimodales que puedan prevenir su desarrollo y/o el de permitir un afrontamiento efectivo y duradero, y es aquí, donde se otorga una especial relevancia al concepto de resiliencia psicológica como protectora de la depresión.

            Ahora bien, ¿qué es la resiliencia psicológica y de qué manera puede ayudarnos a superar los problemas que se nos plantean en nuestras vidas?

Sigue leyendo

Obesidad, Motivación y Cirugía Bariátrica (Banda Gástrica)

Por Francisco Peris, Psicólogo

         Obesity Journal es la revista científica más reconocida internacionalmente dedicada al estudio y, recopilación de trabajos, relacionados con la obesidad. Para Clínica Serralta, también es uno de nuestros principales referentes dentro de nuestra actividad investigadora y actualización de conocimientos específicos en materia de obesidad.

            El tema que hoy nos ocupa, es la presentación de un trabajo de investigación publicado en 2009 por la citada revista: “Motivation, Readiness to Change, and Weight Loss Following Adjustable Gastric Band Surgery”; esto es, “Motivación, disposición al cambio y, pérdida de peso, tras cirugía de banda gástrica ajustable”.  Los autores del estudio pertenecen a la Monash University de Victoria (Australia) y, trabajan en las unidades Centre for Obesity Research and Education y Obesity Research  Unit, School of Primary Health Care; ellos son John B. Dixon, Cheryl P. Laurie, Margaret L. Anderson, Melissa J. Hayden, Maureen E. Dixon y, Paul E. O’Brein.

            La relevancia de este trabajo viene determinada por la importancia que sabemos es concedida al factor motivacional en el éxito de las operaciones de cirugía bariátrica. ¿De qué manera influye la motivación del paciente en los resultados obtenidos tras el tratamiento quirúrgico con banda gástrica ajustable?

Sigue leyendo

La conciencia interoceptiva en pacientes obesos y su tratamiento

Desarrollado por Francisco Peris, Psicólogo.

El espectacular aumento de la prevalencia de la obesidad que estamos observando en las sociedades modernas, está impulsando la investigación y el abordaje de esta patología, desde un enfoque multidisplinar. Hoy sabemos que la obesidad incrementa significativamente el riesgo de padecer enfermedades crónicas, como la diabetes o la hipertensión, que requieren de tratamientos farmacológicos nocivos para el organismo.

Son múltiples los factores implicados en la etiología de la obesidad y, pueden clasificarse en términos generales como: genéticos, psicológicos y ambientales. Dentro de éstos, destacan especialmente los malos hábitos de alimentación y, un estilo de vida sedentario.

Entre los factores psicológicos que intervienen en el desarrollo de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (nombre que reciben este tipo de trastornos según el criterio de clasificación DSM de la American Psychiatric Association), parece especialmente importante la percepción que tiene el sujeto acerca de su propio peso en este tipo de patologías. Por ejemplo, en estudios relacionados con la identidad, el autoconcepto o la imagen corporal, ampliamente estudiados en pacientes con anorexia y bulimia nerviosa, el desarrollo de la identidad global constituye un factor de vulnerabilidad que puede afectar al autoconcepto en relación al peso y, por tanto, incrementar el riesgo de aparición de algún trastorno de la conducta alimentaria.

Estos aspectos relacionados con la identidad, el autoconcepto o la imagen corporal, han sido ampliamente estudiados en la anorexia y la bulimia bajo la hipótesis de trabajo de que las alteraciones en el desarrollo de la identidad global son un factor de vulnerabilidad que puede afectar al autoconcepto en relación al peso y, por tanto, que pueden incrementar el riesgo de la aparición de Trastornos de la Conducta Alimentaria.

Las investigaciones en obesidad durante estos últimos años se están nutriendo de estos estudios, lo que ha hecho que aumente considerablemente el número de trabajos sobre el desarrollo de la identidad en este campo.

A colación con estos últimos desarrollos científicos, hoy nos gustaría hablaros de un estudio realizado por  Fernández, T., Leal I., García-Camba, E. y, Mancha, A., del Hospital Universitario de La Princesa de Madrid (Servicios de Psiquiatría y Nutrición) y, presentado en el 11º Congreso Virtual de Psiquiatría INTERPSIQUIS 2010 bajo el título “Conciencia Interoceptiva en pacientes obesos: implicaciones para el tratamiento”.

Sigue leyendo